El tarot telefónico como respuesta rápida e íntima a tus problemas

Si algo nos ha enseñado la vida es que debemos aprender a manejar situaciones complejas bien sean familiares, amorosas, económicas o profesionales. Lo importante es abrir nuevos caminos. Ser “resiliente”, quizás, sea el adjetivo apropiado para empezar este artículo, sin embargo, en ocasiones necesitamos, además de nuestra voluntad, algunas herramientas que nos ayuden a dilucidar esos momentos difíciles. Y el tarot telefónico se convierte en ese aliado para buscar las soluciones más oportunas.

Si nos remontamos al final del siglo XX y tomamos la aparición de la telefonía inteligente –un servicio prestado por la empresa Telefónica– ya estamos hablando de cómo surgió el tarot telefónico. Este servicio les permitía a los usuarios comunicarse a través de los números especiales 906, ya en desuso actualmente. Desde entonces el tarot por teléfono pasó a ser un modelo comercial con gran demanda en Europa.

En todo este movimiento del tarot telefónico también surgió el servicio tarot telefónico 806 junto al tarot visa y al tarot económico. Y entre tantos anuncios de tarotistas y videntes en Internet, en el que afirman ser los más confiables, vale saber elegir un servicio de calidad, donde se genere una verdadera afinidad con el cliente y evitar a toda costa una estafa.

El tarot y su modalidad telefónica

Retomando las palabras de los expertos en clarividencia y en adivinación, el tarot consta de un compendio de barajas formadas exactamente por 78 imágenes, las cuales pasan por un proceso de interpretación y de análisis. Estas cartas se clasifican en dos grupos: Los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores.

Los primeros de este grupo, los Arcanos Mayores, están representados por un total de 22 naipes conectados con la energía terrenal, espiritual y del universo sí. Muy ligados a las posiciones de las figuras, la numerología, a la lectura de los colores y a los gestos. Por otro lado, los Arcanos Menores se reconocen por ser 56 bajaras similares a las españolas.

El tarot en su modalidad telefónica representa una alternativa para aquellas personas que atraviesan una situación de conflicto, de inquietudes, pero que buscan una solución rápida y efectiva; si de algo estamos seguros es que el tiempo apremia. Este tipo de videncia suele ser más íntima y placentera para aquellas personas que no dispongan de los recursos para asistir a una consulta de tarot presencial.

Vayamos a un plano más profundo. Las consultas del tarot por teléfono se basan en comunicarse con una vidente mediante un número especial también conocido como “línea del tarot”. Una vez marcado, el cliente ingresará sus datos personales tales como el nombre completo, la fecha y lugar de nacimiento. El paso a seguir y el más importante, es manifestarle al profesional de la cartomancia el motivo por el cual se realiza la cita.

En esta fase del proceso podemos hacer un paréntesis para explicar, con detalle, ¿cómo las cartas responderán a las preguntas del cliente cuando el vidente es quien realiza el corte del mazo?, o bien ¿cómo las cartas responderán al flujo energético del cliente si la consulta es vía telefónica?

Los buenos tarotistas deben generar una cercanía con el cliente desde el momento que le hacen saber sus datos personales así como sus preguntas e inquietudes. De esta manera podrán reflejar tales energías durante el proceso de la consulta para obtener las informaciones y las interpretaciones más acertadas. Claro está, es un proceso íntimo, en el que impera la confianza y la credibilidad entre el consultante y el vidente.

¿En qué consiste el tarot telefónico visa?

Es un servicio que se caracteriza por las llamadas a un teléfono provincial. El costo de esta consulta se cancela a través de una tarjeta de crédito visa. Este método del tarot telefónico visa evoca la posibilidad de las consultas tradicionales, sin embargo, se dividen en dos tipos:

Las consultas largas: Duran aproximadamente 30 minutos, tiempo ideal cuando el cliente quiere profundizar un tema específico. Resulta oportuno aclarar que no solo es suficiente con indagar alguna interrogante o un hecho en particular, lo correcto es aprovechar este tiempo para buscar las mejores soluciones.

Las consultas básicas: Puede durar entre 15 ó 20 minutos y se da una interpretación rápida y concisa sobre cualquier asunto que plantee el cliente. Dada la inmediatez del servicio, garantiza el comercio electrónico, es decir, guarda la posibilidad del reembolso del cargo a la tarjeta de crédito visa lo que lo hace un método muy fiable y seguro.

¿En qué consiste el tarot telefónico 806?

El tarot telefónico 806 recurre a la tarificación adicional, razón por la cual se comunica a un tarot telefónico 806 que realiza el cargo luego de un minuto. En este servicio no se requiere un pago previo a diferencia de la tarjeta de crédito visa. Los costos ya vienen establecidos según la ley.

Te explicamos cómo elegir un servicio de tarot telefónico confiable

Una consulta de tarot privada. En las artes esotéricas se conjugan los instrumentos de videncia como el tarot telefónico y la interpretación de hechos del pasado o del presente con la finalidad de otorgar equilibrio y armonía a la vida de las personas. Es por ello que una consulta de tarot privada debe ser, a su vez, personal y honesta. Tanto el clarividente como el cliente deben ser lo más verídicos posibles en cuanto al manejo de la información y las revelaciones.

Son muchas las interrogantes que se crean en torno a una consulta del tarot, no por ello vamos a elegir el primer anuncio que nos presente Internet. Debemos optar por un servicio de tarot telefónico sin gabinete.

¿A qué nos referimos con esto? Pues bien, los centros de recepción de llamadas o call-center son un modelo de negocio que se desprende del tarot telefónico y son liderados por empresarios con el objetivo de captar el mayor número de clientes, hacerlos pasar por varias teleoperadoras y cobrarles por minutaje dejando a un lado la verdadera esencia del tarot vía telefónica.

Una consulta de tarot profesional. Si de entrada la tarotista habla de tener “superpoderes” o “dones especiales”, encajarán perfectamente en ese tipo de personas que presumen lo que no tienen. Para empezar, un buen tarotista sabe escuchar a su cliente, ofrece un servicio de tradición milenaria de Oriente, que atiende todo aspecto inherente a la vida del cliente sin perder el misticismo.

Recordemos que una consulta del tarot telefónico puede realizarse a cualquier hora del día y desde cualquier lugar. Los costes son asequibles. El vidente jamás impondrá un límite de preguntas, pues todo dependerá de cómo transcurra la consulta y la empatía entre ambas partes. Tanto el adivinador como el consultante serán responsables de mantener la privacidad de la llamada, puesto que todas esas energías trabajaran en pro de esclarecer un panorama con las mejores soluciones para el cliente.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *