Tarotistas buenas: la interpretación antes que la adivinación

Asumir los errores del pasado, ser conscientes del presente y forjar un futuro prometedor requiere de voluntad y valentía. Querer encaminar la vida por el equilibrio y la serenidad no resulta sencillo cuando existen cargas o situaciones negativas que no nos dejan avanzar. Son muchos los que deciden buscar respuestas a esas inquietantes y soltarlas con ayuda profesional, tal es el caso de consultar las cartas con tarotistas buenas.

Quienes se dedican a la tirada del tarot, en ocasiones son objetos de críticas y prejuicios, debido a que esta práctica esotérica da lugar a grandes estafas. Sin embargo, comprender el comportamiento de una vidente de nacimiento es vital para que la sesión y la lectura de las cartas sean realmente exitosas. Hay rasgos que nos iluminan y nos dejan saber que estamos en las mejores manos.

una mejor magicoEl tarot es el método adivinatorio por excelencia. Una buena tarotista debe poseer un conocimiento vasto sobre los Arcanos Mayores y los Arcanos Menores, además de los tipos de tiradas del tarot, siempre debe estar abierta al aprendizaje y a la renovación de su ritual.

Vale citar entonces que, otras de las cualidades, quizás la de mayor peso, es que una vidente debe establecer un vínculo con la persona que acude a la consulta, debe transmitirle seguridad y confianza a la hora de dilucidar sus inquietudes. Sé atento a estas cualidades:

Refleja sinceridad: La tarotista debe ganarse la confianza de la persona que consulta, pero ¿cómo saber que va por buen camino? Primeramente debe pedirle ciertos datos previos para luego realizar la lectura de las cartas del tarot. Y entramos en el punto es cuestión; la vidente deber ser honesta y sincera al expresar aquello que verdaderamente le muestra el tarot.

Si lo que se desprende en la sesión y en las cartas es bueno o malo, es importante manifestárselo al consultante. No hay cabida para decir solo “lo que el cliente quiere escuchar”, la finalidad es servirle de guía espiritual aportándole la información más precisa y fidedigna.

Aclaremos, las tarotistas buenas jamás darán información sobre los números de la lotería, se trata de un simple juego al azar. Su rol en el mundo espiritual es más complejo si se toma en cuenta que están para ayudar a las personas. También se rigen por normas, es decir, si la respuesta a una pregunta no se manifiesta en una tirada debe explicarle al cliente el motivo de ello, sin alterar la realidad.

No emite juicios de valor: Al vestir el traje de tarotista los juicios de valor, las opiniones y los argumentos se tienen que desligar del trabajo ético y profesional. Las videntes respetan las creencias religiosas y las posturas políticas del consultante. Debe mostrarse compasiva mientras la persona está exponiendo sus problemas por muy fuertes que sean. Nunca debe repetir frases como “te lo mereces”, “tú te lo buscaste”, “ahora te toca asumir las consecuencias de tus actos”.

No alarma ni altera: La señal para saber que se está frente a una tarotista estafadora, es que, insinuará que existe una maldición o un trabajo para la mala suerte y pedirá dinero para “deshacer esa maldición”. Tampoco son de fiar aquellas tarotistas que pretenden ofrecer un diagnóstico o una enfermedad. Las buenas tarotistas son intuitivas y están capacitadas para las tiradas del tarot sobre la salud, más no son médicos especialistas. El sentido común y la intuición deben prevalecer sobre la adivinación basada en la información suministrada por el cliente.

Transmiten empatía: No todas las tarotistas tienen el don de leer el tarot, menos la bondad de ponerse en el lugar de la persona que acude a la consulta. Su intuición va de la mano con la sensibilidad y la gentileza a la hora de interpretar y canalizar lo que dicen las cartas.

Guía, pero respeta la decisión del cliente: Las buenas tarotistas orientan y alientan a salir de cualquier situación conflictiva. Se convierten en pilares mientras dan su visión pero siempre desde el plano de guía espirituales, recordándole a la persona que es quien debe tomar las riendas de su vida y quien debe decidir dejar el pasado atrás para construir su nuevo plan. En sí, dotan al cliente de las herramientas necesarias para salir a flote de un problema pero sin forzar o condicionar la decisión final.

Saber interpretar las imágenes y los símbolos es un don innato en algunas personas, no en vano es imprescindible el estudio y conocimiento formal de las cartas del tarot. Veamos algunas prácticas recomendadas para las tarotistas buenas:

  • Leer diccionarios de símbolos, mitos, dioses y religiones abrirá las puertas en este sendero de espiritualidad y misticismo.
  • Desarrollar la intuición con la lectura del tarot a distancia, por teléfono o por internet.
  • Practicar la técnica de la visualización creativa con el apoyo de libros especializados.
  • Escribir cuentos o relatos partiendo de una carta del tarot, esto ayudará a aflorar la sensibilidad y empatía con las historias reales de los clientes.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *